Encontrar el sofá adecuado puede convertirse en una tarea difícil, especialmente si buscas un sofá para el dolor de espalda. Y es que un sofá incómodo o mal diseñado puede empeorar tus problemas de espalda, lo que directamente puede afectar tu calidad de vida. Por lo tanto, es importante hacer la elección adecuada.

Cuando se trata de elegir el mejor sofá para el dolor de espalda, hay varios factores que debes considerar. A continuación, te contaremos cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para poder escoger el mejor sofá adaptado a tus necesidades.

1. Firmeza

Un sofá que te proteja contra el dolor de espalda debe ser lo suficientemente firme para brindar soporte, pero no tan firme para que sea incómodo. Una buena recomendación es elegir un sofá que te permita sentarte de manera firme sin que este se hunda demasiado.

Para medir la firmeza, también es fundamental tener en cuenta el material del sofá. Los materiales más firmes, como la espuma de alta densidad, pueden ser una buena opción para las personas que sufren de dolor de espalda, ya que brindan un buen soporte y no se hunden demasiado. 

Si deseas una opción más versátil, puedes escoger un sofá con espuma de densidad media y acompañarlo con cojines de espuma de alta densidad. Estas te aportarán la firmeza que buscas con una mayor durabilidad y resistencia al hundimiento.

2. Tipo de uso 

Una cosa que debes tener en cuenta al elegir un sofá es el tipo de actividad que realizas en él. Por ejemplo, si pasas mucho tiempo sentado en el sofá mientras trabajas en tu ordenador o ves la televisión, lo mejor es que consideres optar por un sofá que tenga una inclinación o una posición de asiento ajustable. Esto puede ayudarte a cambiar tu postura y evitar la rigidez o tensión muscular en la espalda.

Combinando esta funcionalidad con una buena firmeza en el interior del mueble, podrás conseguir un sofá ideal para evitar los dolores de espalda con su uso.

3. Tamaño y altura del sofá

Otro aspecto importante a considerar es el tamaño y la forma del sofá. Si tienes una estatura más baja, es posible que desees optar por un sofá más pequeño para asegurarte de que puedas sentarte con los pies planos en el suelo y la espalda apoyada en el respaldo.

Si prefieres estirarte o incluso acostarte en tu sofá, puedes optar por un sofá con una forma más curva, justo como un chaise longue, para brindarte el soporte adecuado mientras te relajas.

Debes elegir un sofá que tenga un respaldo ajustado a tu tamaño y que brinde soporte a tu espalda, siendo lo suficientemente alto como para apoyar tu cabeza y cuello sin generar dolores. Adicionalmente, puedes incluir entre tus opciones un sofá que tenga reposabrazos que te permiten sentarte cómodamente sin tener que forzar tus brazos y hombros.

No existe un sofá único para el dolor de espalda porque las necesidades de cada quien pueden variar según el modelo adquirido. Sin embargo, una opción que está ajustada a la firmeza que necesitas, al tipo de uso que le darás y a tu altura y tamaño podrá reducir en gran medida los dolores de espalda. Asegúrate de tomar descansos regulares de tu sofá y hacer estiramientos para evitar la rigidez muscular.

Si quieres conocer cuáles con los mejores sofás para dolor de espalda ajustados a tus necesidades, en Sofamobbel podemos ayudarte. Somos una tienda de sofás con más de 20 años de experiencia ofreciendo soluciones de calidad a nuestros clientes. 

Contacta con nosotros y conoce nuestro amplio catálogo de Modelos de sofás, disponibles para cumplir con tus necesidades y expectativas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button